Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

20 recomendaciones para tener la rosácea bajo control

Cómo tratar y controlar esta enfermedad que afecta a más de 40 millones de personas en todo el mundo y que llega a grados más severos cuando se presenta en hombres. Consejos.

Las causas que ocasionan el enrojecimiento de la piel son muy variadas, pero el motivo primordial es la rosácea. Si bien es cierto que la rosácea no se cura, se puede y se debe tratar y controlar.

Afecta a muchísimas más personas de lo que se cree, según un reporte de la National Rosacea Society: más de 40 millones de personas sufren el eritema de la rosácea en todo el mundo.

La rosácea se manifiesta de distintas formas en la piel y es más común que se presente en adultos. Aparece generalmente entre los 30 y 50 años. Es más frecuente que se de en las pieles claras, pero también afecta a pieles oscuras.

Se da en mujeres y hombres, aunque es más común en las mujeres. No obstante, cuando la padecen los hombres suele llegar a grados más severos, explica la doctora Rosi Flom, dermatóloga, miembro internacional de la Academia Americana de Dermatología y miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología.

“Se desconoce la causa de la enfermedad. Al comienzo aparece un eritema (enrojecimiento), por lo general en la frente, mejillas, nariz y mentón. En una mínima cantidad de casos puede afectar el cuello y el pecho”, agrega. En algunas circunstancias la afección va acompañada de ardor o pinchazos faciales, hinchazón, placas y aspecto seco. Cuando la rosácea evoluciona se suman otros síntomas, de ahí la importancia de tratar este trastorno, subraya la especialista.

“En este caso el eritema (enrojecimiento) es permanente, se visualizan telangiectasias (dilatación los capilares superficiales de la cara), pápulas eritematosas (granos pequeños) y pústulas. En algunos casos muy avanzados puede presentar nariz roja lobulada (rinofima). Este último caso es más frecuente en los varones.”

En ocasiones pueden darse complicaciones en los ojos (sensación de que hay un cuerpo extraño, sequedad, visión borrosa, picazón, edema periorbital, telangiectasia en la esclerótica, molestia a la luz (fotofobia) y enrojecimiento. Los problemas oculares se presentan en alrededor del 50% de los casos de rosácea, por este motivo es importante que la persona con rosácea facial realice un estudio oftalmológico.

Cuatro subtipos de rosácea

Puede ser leve, moderada o severa, por eso se clasifica en 4 subtipos:

  • Subtipo 1: rosácea eritematotelangiectásica
  • Subtipo 2: rosácea papulopustular.
  • Subtipo 3: rosácea fimatosa
  • Subtipo 4: Rosácea ocular

Es importante tener en cuenta que en muchos casos la rosácea puede ser confundida o coexistir con el acné o la dermatitis seborreica.

Calidad de vida

Las personas que padecen rosácea pueden pasar por períodos de baja autoestima. Esto ocurre debido a la manifestación estética y a las desagradables sensaciones de quemazón y ardor que se traducen en una disminución de la calidad de vida.

La rosácea se complica tanto con los fríos extremos como con los calores agobiantes. El sol es el enemigo número uno, como regla a seguir todo lo que genere calor intenso no es recomendable. También es una enfermedad influenciada por el estrés, explica la doctora Rosy Flom.

“No existen dos pieles iguales, por eso no se puede recomendar un solo tratamiento a seguir”, agrega. “Es importante tener constancia, ya que el tratamiento es largo. Es una enfermedad que no sólo se controla; puede mejorar notablemente. Si no es tratada con tiempo y como es debido, puede persistir y después volver a empeorar . El objetivo es controlarla y hacer que la piel esté lo mejor posible en lo que se refiere a la estética”.

Tratamiento tópico y oral

El tratamiento puede ser tópico y/u oral, y dependerá del estado de la rosácea. A continuación, la especialista señala los más utilizados.

– El metronidazol tópico es muy utilizado en el tratamiento de la rosácea. Es necesario el tratamiento por varias semanas para notar resultados beneficiosos.

– Suele indicarse doxiciclina en el tratamiento de lesiones inflamatorias (pápulas y pústulas).

– Como novedad, hay un producto recién lanzado en la Argentina, que contiene tartrato de brimonidina al 0,5 % y blanquea la piel por 12 horas, actúa a partir de los 30 minutos de aplicado. Permite lucir el rostro sin rojeces por ese lapso de tiempo.

– Las tetraciclinas son las que se prescriben más frecuentemente como tratamiento oral. Estas actúan sobre todo como antiinflamatorio.

Tecnologías de última generación

– Para eliminar el eritema, las telangiectasias superficiales (pequeñas venitas) y la hiperpigmentación, se puede aplicar luz pulsada intensa (AFT 540), que da una respuesta excelente en el corto plazo. Este tratamiento sólo se debe realizar dentro del período que va de marzo a octubre, cuando la radiación solar no es tan fuerte.

– La aplicación de luz pulsada intensa también es eficaz en rejuvenecimiento, ya que genera nuevo colágeno y reduce las arruguitas más finas. Por este motivo la piel adquiere una mejoría en la calidad y la textura. Después del procedimiento la piel queda enrojecida por dos días como si se hubiera tomado sol. Luego por otros dos o tres días se percibirá tirante y con sensación de piel seca y acartonada. Por eso se recomienda el uso de abundante crema hidratante y fotoprotección 50+.

Consejos

  • No exponerse al sol y usar protector solar diario con SPF de 50+, de amplio espectro, para la radiación solar (UVB-UVA). Colocarlo media hora antes de salir y reponerlo cada 2 horas
  • Utilizar jabones suaves 100% naturales, como el de manzanilla o avena.
  • Se desaconseja el calor y los esfuerzos prolongados.
  • Evitar el agua excesivamente caliente y los baños de vapor.
  • Se desaconsejan las bebidas y alimentos muy calientes, así como los picantes.
  • Evitar peelings, exfoliantes, frotes y masajes de la piel, así como las esponjas, cepillos, u otros abrasivos.
  • Controlar el estrés; minimizarlo con técnicas de relajación o respiración.
  • No usar cosméticos que contengan alcohol, aceite, fragancias, resecantes o excesivos conservantes.
  • Utilizar cosméticos para pieles sensibles, sin fragancias, hipoalergénicos y suaves.
  • Aplicar compresas de té de manzanilla o té de tomillo frío; son desinflamantes
  • El pepino también descongestiona la piel; se puede colocar en rebanadas sobre el rostro. Las cremas que lo contienen son muy útiles.
  • No utilizar cremas con corticoides: brindan una mejoría inicial de las rojeces, pero al suspenderlos empeorará el cuadro. Hay casos de rosácea esteroidea dadas por la aplicación de corticoides en forma prolongada.
  • El agua de rosa natural, sin alcohol alivia los síntomas de rosácea.
  • Utilizar maquillajes con base liquida y liviana. La sensibilidad de la piel a los cosméticos es bastante frecuente.
  • No utilizar lociones astringentes (con alcanfor y mentol).
  • No usar lociones de limpieza con alcohol.
  • Ingerir alimentos frescos y naturales como frutas y ensaladas.
  • Desestimar los condimentos fuertes o irritantes, los ácidos y los estimulantes como el café, el alcohol o los picantes.
  • Consumir con moderación chocolates, frutas secas y quesos maduros.
  • Acudir al médico dermatólogo para que indique el tratamiento más conveniente.

Fuente: clarin.com