Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

8 consejos para cuidar la piel en la ducha

Ducharse varias veces

Ducharse más de una vez al día, por mucho calor que haga, no es bueno para la piel. Si no tenemos más remedio que volver a ducharnos, ésta ducha habrá de ser mucho más rápida y a ser posible sin gel de baño.

Depilarse bajo el agua

Depilarse bajo el agua de la ducha. A pesar de que la mayor parte de las mujeres, y también hombres, aunque menos, suelen depilarse con cuchilla, no es recomendable rasurar el vello con gel de ducha mientras nos cae el agua por encima. Si hay que depilarse con cuchilla, siempre con geles o espumas adecuados y con agua templada o fría.

Temperatura del agua

La temperatura del agua debe ser templada. Darnos una ducha caliente nos confortará, pero no es lo ideal, puesto que las temperaturas elevadas, esto es, a 38 ºC o más no hacen sino resecar nuestra dermis. La temperatura ideal son 30 ºC o un poco menos.

Exceso de champú

El exceso de champú y suavizante no es bueno para la piel. “Menos es más”, decía Coco Chanel. En este caso, igual. Utilizar demasiado producto solo puede provocar lo contrario a lo que buscamos, ya que el exceso queda alojado en la fibra capilar restando brillo, provocando sequedad, y en algún caso picores o incluso descamación del cuero cabelludo. ¿Qué cantidad de producto es la aconsejable? El tamaño de una nuez para una media melena.

Un buen aclarado

Un buen aclarado. A veces vamos con prisas y no solemos aclararnos bien en la ducha. Esto, que puede parecer inofensivo, puede provocar dermatitis irritativas. Por tanto, se aconseja eliminar todo resto de gel o jabón en la piel. Lo mismo sucede para el cabello. Si no aclaramos a conciencia, de poco nos sirve que utilicemos productos para mejorar el volumen o el brillo. El pelo tiene que chirriar al escurrirse.

No hay que olvidar las uñas

No olvidarse de las uñas. Las uñas de los pies y las manos son los grandes olvidados de la ducha. Los profesionales aconsejan utilizar un cepillo para las uñas como elemento indispensable en nuestro baño. Aplicar gel y frotar bien en ambas extremidades.

Productos perfumados

La moda de los productos perfumados para el baño. Aunque huelan fenomenal, cuanto más cosmético sea un producto de higiene corporal, más riesgo hay de que produzcan alergias o dermatitis, sobre todo en las pieles más sensibles.

La espalda también es importante

La espalda también es importante. Aunque a la mayoría nos resulte un poco complicado frotar la espalda en su totalidad, es una de las zonas del cuerpo que más células muertas acumula, por lo que no debemos olvidarnos de ella. Para que no nos dé pereza, existen muchos dispositivos en el mercado que agarrándolos por los extremos, permiten un cuidado cómodo y adecuado de la espalda.

Fuente: muyinteresante.es