Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

¿Cómo afectan los excesos navideños a la piel?

Llegan las Navidades y con ellas las celebraciones, lo que se traduce en un exceso de comida, alcohol, azúcares y grasas. Pero comer y beber en grandes cantidades no solo se refleja en un aumento de kilos, también afecta al estado y a la salud de nuestra piel. Además, Raquel Novo, jefa de servicio de Dermatología del Hospital Universitario HM Montepríncipe y Hospital Universitario Puerta del Sur, afirma que hay otros factores como el estrés, la falta de sueño y el frío que contribuyen a que el cutis se altere con más facilidad.

Novo advierte que el exceso de alcohol provoca la deshidratación de la piel, efecto que se duplica con la calefacción y las temperaturas frías. Además, añade que esta sustancia dilata los capilares faciales produciendo la aparición de rojeces y empeorando los cuadros de rosácea o telangiectasia.

En cuanto a la alimentación, hay que tener en cuenta que somos lo que comemos. Las comidas copiosas ricas en grasas y los dulces afectan al proceso de digestión y consecuentemente a la piel. La especialista del Hospital Universitario Puerta del Sur informa de que el exceso de azúcares desencadena el proceso de glicación, provocando “un daño sobre las fibras elásticas y el colágeno, que, aunque no se puede percibir en pocos días, sí se va sumando al proceso de envejecimiento de la piel, produciendo falta de tersura y flaccidez”. Además, “el azúcar provoca inflamación a nivel de la piel, esto hace que se acumulen líquidos, por ejemplo, en la zona del contorno de ojos, dando lugar a bolsas y ojeras”, añade Lola García, vocal de Dermofarmacia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla.

El sueño y el estrés también dañan el aspecto del cutis. Dormir poco, además de producir las odiosas y antiestéticas ojeras, resta iluminación a la piel y hace que esta luzca más apagada, ya que durante el sueño es cuando se activa su proceso de reparación. El estrés, en cambio, aumenta la secreción sebácea y puede dar lugar a la aparición de pequeñas espinillas o acné, sobre todo en las personas con tendencia a ello.

Cómo prevenir los daños en la piel

Con el fin de prevenir, lo mejor es controlar los excesos limitando el consumo de alcohol, grasas y dulces, pero sin tener que renunciar a ellos. Lola García recomienda compensar los días de excesos con frutas y verduras, caldos depurativos, infusiones y zumos naturales ricos en vitamina C, aumentando la ingesta de agua a unos 2 litros diarios. Además, la especialista del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla aboga por la utilización de complementos alimenticios ricos en antioxidantes (vitamina C, E, flavonoides como el resveratrol…), minerales (magnesio, cobre, zinc, entre otros) y ácidos grasos esenciales (omega-3, omega-6 y omega-9).

Así mismo, ambas expertas recomiendan durante estos días el uso de serums y cremas hidratantes y nutritivas como algo indispensable; mascarillas y peelings revitalizantes a base de vitamina C –que proporcionan luminosidad inmediata- y parches descongestivos para atenuar las bolsas en los ojos.  Además, es imprescindible no saltarse, bajo ningún concepto la higiene del rostro, aseguran. “En estos días que nos maquillamos más, es todavía más importante limpiarse la piel con el producto adecuado, mañana y noche”, afirma García.

Fuente: cuidateplus.com