Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

Crema hidratante, la mejor aliada para el cuidado de tu piel

La crema hidratante es una buena opción para proteger la piel.

Aunque somos conscientes de la necesidad de cuidar nuestra piel a diario, muchas veces no le prestamos la atención ni le damos la importancia que esta merece. La piel es el órgano más grande y versátil del cuerpo, nos protege de los factores externos y de las bacterias y es capaz de repararse por sí misma. Es el órgano donde se acumula la mayor cantidad de agua de nuestro cuerpo y está formada por tres capas principales: la epidermis, la dermis y la hipodermis.

La epidermis es la capa más externa de la piel y la constituyen pequeñas células, llamadas corneocitos, que se encargan de retener el agua y se unen entre sí por medio de lípidos, creando lo que conocemos como la capa lipídica de nuestra piel. Esta capa es nuestra primera barrera protectora y actúa fijando la humedad natural y evitando la pérdida del agua acumulada.

Las cremas hidratantes son una buena opción para proteger la piel y pueden actuar de cuatro maneras distintas en su capa superior.

Con el paso del tiempo la piel empieza a producir menos lípidos y, como consecuencia, la barrera lipídica se ve afectada permitiendo que se empiece a evaporar el agua guardada en el interior de las células. En este momento es cuando empezamos a notar los primeros síntomas de sequedad en la piel y una crema hidratante puede ser nuestra gran aliada para mantener su humedad natural a la vez que protegemos su función de barrera.

Por esta razón es importante conocer la necesidad de hidratar y cuidar nuestra piel y saber cómo actúan los productos hidratantes en nuestro cuerpo.

Las cremas hidratantes son una buena opción para proteger la piel y pueden actuar de cuatro maneras distintas en su capa superior:

  • Por oclusión: forman una capa impermeable en la superficie de la piel y ayudan a retrasar la evaporación del agua.
  • Por nutrición: incorporan aceites y lípidos en la piel para fortalecer la unión de las células de la piel.
  • Por humectación: se componen de ingredientes que ayudan a las células a retener el agua.
  • Por activación celular: activan nuestras células de la piel para que ellas mismas sean capaces de retener el máximo nivel de agua.

Fuente: consalud.es