Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 222 213 2333 | Whatsapp 221 167 0387 | [email protected]

¿Cuándo debemos preocuparnos por la caída del cabello?

La caída del cabello es un hecho habitual para muchas personas, especialmente en otoño. De hecho, la caída media diaria de cabellos, tanto en mujeres como en hombres, ronda los 50 y los 100 folículos capilares. La cantidad podría incrementarse hasta los 150 según el cambio de estación.

¿Qué es el ciclo de crecimiento del cabello?

Se estima, que a lo largo de la vida de una persona, cada uno de sus folículos pilosos, estructuras donde se forman los cabellos, pasará por 25 ciclos de crecimiento y se prevé que tras estos ciclos ya no crezca ninguno más.

El ciclo de crecimiento del cabello se desarrolla en tres fases:

  1. Anágena. Periodo de crecimiento del cabello que suele durar varios años, por lo que, en condiciones normales, un 90% del pelo aproximadamente se encuentra en esta fase. Los estudios determinan que el cabello crece a un ritmo de 1 centímetro cada 28 días. 
  2. Catágena. Etapa de transición, tiempo “stop”. Esta etapa tiene una duración de entre las 2 o 3 semanas en las que el cabello deja de crecer, pero sigue anclado al folículo piloso. El 3% del total del pelo se encuentra en ella.
  3. Telógena. Periodo de descanso del folículo piloso. Suele durar unos 3 meses y finalizado este tiempo, el cabello se desprende dejando nacer uno nuevo. Generalmente, entre el 6% u 8% de los cabellos se encuentran en esta etapa.

¿Por qué la caída del cabello es mayor en otoño?

Este hecho suele estar provocado porque durante el periodo de tiempo que va desde finales de verano a principios de otoño hay un número elevado de folículos pilosos que se encuentran en la fase telógena. Por tanto, esta caída estacional, simplemente se trataría de una renovación capilar natural.

No obstante, es importante diferenciar la caída fisiológica del cabello como un hecho puntual causado por la fase telógena de la caída como consecuencia de una patología. Si se padece algún tipo de alopecia, esta podría originar una mayor caída del pelo, e independientemente de que coincida con otoño, no estaría relacionada con la época estival.

El efluvio telógeno agudo es un tipo de caída reaccional que da lugar a una pérdida de gran cantidad de cabellos en un periodo de tiempo muy corto, ocasionada por la entrada prematura a la fase telógena de un elevado número de folículos pilosos.

Llevar una dieta desequilibrada, el estrés, determinados tratamientos médicos o determinadas enfermedades o periodo de postparto, pueden ser algunos de los factores que lo provoquen. Normalmente, en este tipo de alopecia, la caída del cabello se suele experimentar entre los 2 y 4 meses después de que se dé el motivo desencadenante.

Por contra, si se trata de una caída progresiva del cabello, los motivos suelen deberse a la variación de la duración de las etapas del ciclo de crecimiento del cabello. Cuando se reduce la fase anágena, los ciclos se acortan y el folículo piloso desparece de forma temprana, produciéndose una pérdida capilar gradual.

La alopecia androgénica suele caracterizarse por ello. La falta de riego sanguíneo en el cuero cabelludo, la inflamación de los folículos pilosos o la hiperseborrea capilar, son algunos factores que dan paso a este tipo de alopecia.

Fuente

¿Cuándo debemos preocuparnos por la caída del cabello? (topdoctors.es)