Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

La prevalencia de la dermatitis contacto

La dermatitis contacto (DC) constituye una entidad relativamente frecuente en la práctica clínica. Se trata de un tipo de dermatitis, cuya prevalencia ha aumentado en los últimos años, que en la actualidad, afecta aproximadamente a un porcentaje de la población que se sitúa entre el 15 y el 20%. El estudio mediante pruebas epicutáneas es fundamental en el diagnóstico de la sensibilización de contacto.

En cualquier caso, es una enfermedad inflamatoria de la piel inducida a causa de la exposición a un irritante o a un alérgeno externo que provocaría una reacción inmunológica. La dermatitis contacto puede ser irritativa (DCI) o alérgica (DCA).

La dermatitis contacto irritativa (DCI)

La DCI es la más común (80%) y la más frecuente en el caso de los niños. El contacto directo con una sustancia irritante en la piel produce una reacción inflamatoria. Aun así, puede afectar a cualquier persona y los síntomas aparecen tras contactos repetidos y con irritantes poco potentes.

En este sentido, los jabones, detergentes, ácidos, bases, solventes, saliva, orina y materia fecal son los disparadores más comunes de la DCI.

La dermatitis contacto alérgica (DCA)

La DCA se observa en personas genéticamente predispuestas y previamente sensibilizadas, que reaccionan incluso con concentraciones bajas del alérgeno. La sensibilización requiere un tiempo de contacto prolongado, en general, meses o años. Sin embargo, en ocasiones puede aparecer a los pocos días. Algunos antígenos requieren, para su activación, la energía captada de la luz ultravioleta.

Las sustancias que suelen estar implicadas en este tipo de dermatitis contacto son las siguientes: cosméticos y productos de higiene que contengan perfumes y conservantes, medicamentos (neomicina, penicilina, sulfamidas y anestésicos locales), tintes de ropa, tintes y permanentes de pelo, alimentos, caucho, plantas, esmaltes de uñas (en especial los permanentes), metales (níquel, cromo, mercurio, cobalto) y los componentes de los productos de la goma (látex, guantes y calzado).

En los pacientes geriátricos, la alergia más prevalente es a medicamentos tópicos, cosméticos (más en mujeres que en hombres), metales, gomas y, en menor medida, a plásticos y alimentos.

Cómo tratar este tipo de dermatitis

La base de un tratamiento correcto consiste en evitar el contacto con este tipo de sustancias, pero en caso de que no sea posible, lo más importante es establecer la protección adecuada para cada caso.

Fuente

topdoctors.es