Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

¿Por qué aparecen las estrías en las uñas?

Las estrías en las uñas pueden indicarnos algún problema de salud.

Las estrías son lesiones cutáneas que normalmente se producen debido a la rotura de la estructura de la piel. Pero estas no sólo afectan a la dermis, sino que también pueden presentarse en las uñas. Las manos son nuestra carta de presentación ante la gente, y por ello queremos que nuestras uñas se vean sanas y bien presentadas. Las estrías de las uñas pueden traernos problemas estéticos, pero también pueden indicarnos algún problema de salud. Marta Alcalde, vocal de Dermofarmacia y productos sanitarios del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona, señala que “normalmente, el estado de las uñas refleja el estado de salud del organismo, por lo tanto la aparición de estrías estará relacionado con déficits de determinadas vitaminas como las del grupo B, o bien el corte excesivo de la cutícula o al propio envejecimiento de la uña. En algunas ocasiones también se deben a determinadas patologías de base”. También existen casos en las que aparecen al recibir un golpe fuerte en la uña. Pero, por lo general, en estos casos una vez que la uña crece y se va cortando, la estría se elimina.

Alcalde apunta que el principal síntoma de las estrías de uñas es la aparición de un relieve ungueal, pero que también depende del tipo de estría que se tenga. Por ello, hay que diferenciarlas en dos tipos:

Estrías longitudinales o verticales: son líneas que van desde la punta de la uña hasta la cutícula. “Pueden tener profundidad variable, y normalmente se dan de forma fisiológica, aunque se pueden agravar en alguna enfermedad sistémica como la artritis reumatoide o el liquen plano”, indica la vocal de Dermofarmacia. Si son regulares y poco pronunciadas, no son muy importantes. Lourdes Navarro, miembro de la Academia Española de Dermatología y Vereología (AEDV), señala también que “estas pueden ser solitarias o múltiples, es decir, pueden afectar a una única uña o a casi todas. Con frecuencia son del mismo color nacarado que la lámina ungueal, pero en ocasiones pueden tener un tono blanquecino, amarillo o negro”.

Estrías transversales: ocupan parte del grosor de la uña, y pueden ser aisladas o generalizadas. “Se las denomina Líneas de Beau y se producen normalmente como consecuencia de una disminución transitoria del proceso de crecimiento de la uña, también por traumatismo o por una enfermedad que afecte de forma generalizada al organismo”, explica Alcalde.

Cómo tratarlas

Dependiendo del caso, así como del tipo de estrías que tenga una persona, se podrá optar por una solución u otra. Si las estrías no son muy profundas y la uña no es demasiado fina, se puede realizar un pulido de lámina ungueal con el fin de alisarla. “Otra opción sería aplicar una base de esmalte antiestrías que ayudará a rellenar los surcos y hará que el esmalte con color que se aplique posteriormente se adhiera mejor”, aclara Alcalde.

Otro método que se puede aplicar son los baños de aceite templado. Estos consisten en templar ligeramente el aceite de oliva o de almendras y meter las uñas durante unos minutos mientras que se masajean las uñas y las cutículas para que el aceite penetre bien. Después de haber hecho esto, podemos aplicar una mascarilla o crema para las manos.

De qué manera podemos prevenirlas

La dieta tiene siempre juega un papel importante en el control de cualquier problema de salud y en este caso no podría ser diferente. “El consumo de frutas y verduras de hoja verde aporta vitaminas del grupo B, vitamina C y A, así como minerales como el zinc, calcio, magnesio, fósforo y manganeso que son muy importantes para ayudar al proceso de formación de la uña”, explica Alcalde. Beber regularmente agua también ayudará a mantener las uñas hidratadas. “Por otra parte, las dietas ricas en proteínas y calcio contribuirán a mejorar la estructura de la uña y tendrán un papel importante en todo el proceso de formación de la misma”, índice la vocal de Dermofarmacia.

Además de estas medidas dietéticas, también hay una serie de actuaciones de cuidado de las uñas que pueden ayudar a evitar las estrías. Las líneas de cuidado básico incluyen: cortar, limar, hidratar, fortalecer y, con carácter excepcional, decorar. “El cortado de las uñas se hará con tijeras o cortaúñas adecuados comenzando por los lados y acabando en el centro. Para alisar los bordes se realizará el limado, preferiblemente con limas de cartón o papel esmeril”, indica Alcalde. Además, hay que evitar en la medida de lo posible el agua caliente, las sustancias agresivas, los detergentes y los golpes en las uñas. Después de realizar la manicura, siempre hay que hidratar las uñas con una crema adecuada para disminuir la fragilidad y mantener la emoliencia de las cutículas.

Por su parte, Navarro dice que “la mejor prevención es utilizar siempre guantes para todas las tareas domésticas, incluso para cocinar. Hay que evitar en la medida de lo posible el contacto con productos agresivos de limpieza y el contacto repetido con el agua”.

Ambas especialistas recomiendan que si la uña se quiere decorar, se aconseja utilizar siempre una base con calcio y remineralizadora que además de rellenar, va a proteger la uña del esmalte posterior. “Los esmaltes semipermanentes es mejor no usarlos de forma continuada porque para eliminarlos se necesitan productos más agresivos como la acetona. A la hora de retirar los esmaltes siempre se recomienda el uso de quitaesmaltes oleosos para evitar la sequedad que producen los disolventes clásicos”, recomienda Alcalde.

A pesar de todas estas recomendaciones, las especialistas afirman que una vez que aparecen las estrías es difícil eliminarlas completamente, pero sí que se pueden mitigar mediante los tratamientos cosméticos y una buena alimentación.

Fuente: cuidateplus.com