Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

Rinoplastia: ¿qué sucede al esculpir una nariz?

La Rinoplastia es el tipo de cirugía que tiene por objeto remodelar la forma de la nariz, esto puede implicar:

  • Aumentar o reducir el tamaño
  • Cambiar la forma de la punta o del puente
  • Modificar el tamaño de los orificios nasales

Esta cirugía también puede corregir problemas respiratorios, defectos de nacimiento o deformidades consecutivas a accidentes.

¿Existen riesgos al someterse a una rinoplastia?

Una rinoplastia es un procedimiento quirúrgico seguro y con un alto índice de satisfacción si está realizado por un especialista en Cirugía plástica, estética y reparadora cualificado. No obstante, existe la posibilidad de que aparezcan complicaciones, aunque raras y leves. Puede existir:

  • Infección o sangrado mayor del habitual
  • Reacción anómala a la anestesia
  • Aparición de pequeñas venitas es la piel de la nariz (generalmente transitorias)

Igualmente si el paciente sigue los consejos que le del especialista, antes y después de la operación, gran parte de estos riesgos se pueden evitar.

Como dato aproximativo, uno de cada diez casos de rinoplastia necesita un pequeño retoque posterior, pero esta situación no se puede predecir.

Preparación y cirugía de la rinoplastia

Antes de la realización del tratamiento es necesario un estudio de imagen por ordenador. La imagen sirve para mostrar al paciente lo que el especialista puede realizar y para que el paciente comente cuáles son sus expectativas.

La cirugía se realiza con anestesia general y es necesaria una noche de ingreso hospitalario. Una rinoplastia se basa principalmente en “esculpir” el armazón de hueso y cartílago que se encuentra bajo la piel de la nariz. Esta intervención se realiza a través de incisiones internas y que, por tanto, no dejan cicatrices visibles. Solo en el caso de la cirugía abierta (columela) pueden quedar cicatrices que, aunque visibles, suelen ser inaparentes.

Simultáneamente a la rinoplastia se corregir cualquier anomalía que produzca dificultad respiratoria, como las desviaciones del tabique nasal. A este procedimiento se le denomina rinoseptoplastia. Suelen ser intervenciones algo más largas que si requieren ingreso hospitalario durante una noche. Al finalizar la operación generalmente se coloca una escayola en el dorso de la nariz y unos tapones dentro de los orificios nasales.

La vuelta a la normalidad

En el postoperatorio los analgésicos que se le recomienden controlaran las molestias que puedan surgir. Durante las siguientes 24 horas es recomendable estar en reposo para controlar mejor las molestias y evitar sangrados.

La aparición de moraduras e inflamación alrededor de los ojos es normal, y pueden aumentar en los días siguientes. Por otro lado, los tapones de la nariz se retiran en un tiempo variable (generalmente en las primeras 24 horas; de 2 a 4 días si se ha operado el tabique) y la escayola se retira en unos 7 a 10 días. En la mayoría de los casos el paciente puede realizar trabajos sedentarios después de 48 horas. Aunque deberá evitar algunas acciones:

  • No llevar gafas
  • No realizar ejercicios violentos
  • Evitar sonarse la nariz en aproximadamente un mes.
  • Evitar el sol o los rayos UVA, durante unperiodo mínimo de tres meses. En aproximadamente diez a catorce días habrán desaparecido las moraduras y gran parte de la inflamación y su aspecto será prácticamente normal.

¿Cuándo se aprecian los cambios?

Pueden pasar más de cuatro meses hasta ver el resultado final, ya que depende del cambio que se haya producido en la nariz.

El resultado es definitivo, siendo excepcional la necesidad de retoques después de la operación.

Fuente

topdoctors.es