Dermatología: Lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. | Sábados de 11:00 a.m. a 2:00 p.m.

Cirugía Plástica: Lunes a sábado de 10:00 p.m. a 2:00 p.m.

Tel. 01 (222) 213 2333 | Whatsapp 01 (221) 1670387 | [email protected]

¿Son los implantes mamarios seguros?

Los implantes mamarios son a día de hoy muy seguros. De hecho, son más de 50 años usándolos de manera rutinaria en Cirugía Plástica.

Los primeros se colocaron por primera vez en el año 1962, y desde entonces han sufrido varias modificaciones en su fabricación para hacerlos cada vez más seguros para la paciente y más duraderos en el tiempo.

Las primeras modificaciones fueron la respuesta a las complicaciones y/o a los fallos que presentaron en sus primeros años. 

Entre las complicaciones más importantes, cabe destacar la ruptura del implante y la filtración del gel a través de la paredes de la cubierta como los errores más sensibles en los implantes.

Para corregirlo, se diseñó una cubierta de elastómeros de silicona más resistente y multi-laminada, que ha resultado en implantes mucho más duraderos e impermeables.

Esto, sumado al gel de silicón que rellenaba el implante que originalmente era viscoso y propenso a la difusión a través de las paredes de la cubierta, lo fueron haciendo cada vez más firme o cohesivo llegando así a los implantes modernos.

¿Son todas las superficies o cubiertas de los implantes iguales?

No. No todas las cubiertas de los implantes son iguales, existen de superficie lisa, texturizada, es decir rugosa y con cubierta de poliuretano, apareciendo todas estas variedades como respuesta a las contracturas capsulares.

Los primeros implantes que se produjeron eran todos de superficie lisa y tenían una alta tasa de contracturas capsulares. Éstas se producen cuando la cápsula o cicatriz fibrosa que rodea al implante se hace gruesa y se cierra, comprimiendo al implante y haciendo que las mamas se vieran muy redondas y asimétricas, y se sintieran firmes o duras al tocarlas, llegando a producir dolor en algunos casos extremos.

Para intentar reducir esta complicación se realizaron modificaciones en la cubierta del implante, la primera fue adherirle espuma de poliuretano.

Esta, al tener una superficie irregular producía discontinuidad en la cápsula, logrando reducir de manera significativa la incidencia de contracturas.

No obstante, la seguridad del uso del poliuretano fue cuestionada, por lo que la F.D.A (US Food and Drug Administration) introdujo una moratoria hasta que se comprobara su inocuidad, sin embargo en este lapso surgieron formas alternativas de simular la textura de la superficie del poliuretano en la cubierta de los implantes surgiendo así los implantes texturizados.

Pese a esto, los implantes con cubierta de espuma de poliuretanos si están autorizados y se comercializan en otros países diferentes a los Estados Unidos, aunque su uso no es muy popular.

Como conclusión podemos decir que los implantes de superficie texturizada al lograr reducir la incidencia de contracturas capsulares se han convertido rápidamente la elección para muchos cirujanos plásticos.

Fuente: topdoctors.es